Los cielos lloran

El maltrato de mi voz

o el torrente de mi ira

no es casual este evento

sin sorpresa poseída

 

Las palabras viajan libres

las letras desfiguran su estructura

las notas se hacen largas

participando en la partitura

 

Los cielos lloran

en Málaga llueve.

Agua que mata, la vida es breve.

 

La lealtad se interpone.

La valentía nos precede.

Dignidad por bandera, una lucha nos sucede.

 

Escapar no ayuda.

La carretera es un túnel.

Madres sin hijos, tormenta que pudre.

 

La luz resurge.

La metralla aparece.

Cuerpo a tierra, la decencia se muere.

 

CMB

Yo, que nunca…

Yo, que nunca pensé en colgar el abrigo.

Yo, que nunca soñé con pájaros azules.

Yo, que nunca quise volver al parque.

Jugar a volver,

a cantar,

a reír.

Reír llorando que el jilguero cante.

Yo, que siempre arriesgaba a perder.

Yo, que siempre juré seguir.

Yo, que siempre estuve en guerra.

Batallas que acaban sin moral.

Moral que con papel sella.

Ahora, la vuelta está servida.

Ahora, la luna muestra su otra cara.

Ahora, que he vuelto a vivir.

Locura es pensar que nunca te volvería a escribir.

 

CMB

Ahora…

Hoy es la primera vez que no pienso en ti.
Quizás sea la resaca de ayer
todos esos recuerdos que me emborrachan
todas esas fotos que me ahogan.

Al final ocurre lo inevitable
la conversación definitiva
la que evita acercar el sueño esta noche

Ahora…
Tu viva imagen me resulta una metáfora

Ahora…
Los fines de semana no son iguales sin tu presencia

Ahora…
Tu sombra se transforma en mis noches

Soy yo, ¿somos nosotros?
No, soy solo yo.

Necesito alejarme,
alejarme para seguir viviendo
alejarme para seguir siendo yo

Esta duda no atraca en ningún puerto
todos lo sabemos.

No puedo querer lo que quiero
ni la forma en la que lo quiero.
No puedo querer lo que quiero
ni en el sentido en el que lo quiero.

Ahora…
Todo se agota

Ahora…
Todo se esfuma

Ahora…
Tu estela se hace agua
tu ausencia es infinita
tus besos son un retrato fugaz

A la hora en el que…
El tren zarpe,
el barco vuele
o el avión salga de la estación
a esa misma hora
estaré esperando tu regreso
sentado en el banco de enfrente
con un libro de poemas,
con tu libro de poemas.

Esperaré
cansado,
arrogante,
frenético.

Esperaré
ansioso,
emocionado,
aturdido.

Estaré ahí,
esperando
a que tus cuerdas vocales junten los fonemas
que consigan construir esas dos palabras
para que tu boca expulse:
Vente conmigo.

 

CMB

Mírame

Hoy,
he vuelto a hacer equilibrio entre las telarañas.
He vuelto a pisar el suelo evaporado
arrancado de las garras
de todos los amantes locos.

Hoy,
he vuelto a buscarte en mi memoria.
He vuelto a recorrer el camino hacia atrás
recordando toda tu gloria
alejado de los focos.

Hoy,
He vuelto a ver cómo te rodean.
He vuelto a ver cómo te acarician
los vecinos que te recelan
evitando sofocos

Mírame

No quiero que vuelvas a sonrojar al cielo
Ni que vuelvas a aromatizar al viento con sabor negro

Mírame

No quiero besos de contrabando
Ni canciones que recuerden los malos momentos

Mírame

Quiero que inundes mis pulmones con tus mejores flores

Mírame

Hoy,
y siempre,
Quiero que arropes nuestro consuelo
Qué acaricies nuestra historia
Qué abraces nuestro anhelo.

CMB

Todo

El cigarro apaga su llanto en las hojas

El suelo levanta sollozos tras los arbustos

El humo grita en su garganta.

 

La mirada no lo es todo.

 

La noche aproxima su final, solo

Solo, construyendo precipicios

Solo, tejiendo corales

 

La mirada no lo es todo.

 

El fondo es el modo sin el todo

Todo, apacigua la resaca

Todo, el mar nunca se acaba

 

La mirada no lo es todo.

 

CMB

Culpable

Me puedo declarar culpable de muchas cosas

entre ellas de quererte.

 

Puedo asesinar al tiempo,

esclavizar a mi corazón,

abusar del invierno,

robarte algún beso.

 

Puedo exiliarme en tus ojos,

amenazar a mi paciencia,

atentar contra el morbo,

suicidarme en algún verbo.

 

Puedo raptar a las musas,

violar a la esperanza,

matar a las dudas,

chantajear con algún verso.

 

Puedo irme

sin mirar atrás.

 

Puedo…

 

Pero tengo que declararme culpable.

 

CMB

La presencia oculta

Destapó la cortina y fue hasta el salón, miró por la ventana. Esa ventana por la que había mirado otras tantas veces, pero hoy veía algo distinto, algo diferente a lo habitual. El viejo que siempre chismoteaba en la esquina, hoy está de pie, sonriente, mirando de un lado a otro. El bastón no era necesario para andar. Iba como un joven de 20 años. La pastelera que gruñía porque los niños le pegaban con la pelota en su fachada, hoy compartía dulces con ellos. Algo raro pasaba. De repente algo vio que le llamó la atención. Demasiado extraño. Sintió un impulso para ir hacia él. No se demoró más, salió por la misma ventana que observaba, ni si quiera quería perder tiempo en ir por la puerta. Avanzaba, el viejo reía, la pastelera reía, no sabía que pasaba, solo tenía el impulso de ir tras esa cosa extraña que le llamaba tanto la atención. No iba a perder tiempo en averiguar porque estas personas tan peculiares estaban de otro modo HOY. Solo seguía, y seguía. Tras cruzar la esquina pensó que lo había perdido, pero apareció tras el muro de la iglesia, era como si le estuviera esperando. Siguió, siguió y encontró a los niños de la escuela mirando embobados como si algo le ocurriera. Atravesó la escuela, la oficina de correos, llegó a una casa. Al entrar destapó la cortina, se encontró a una persona mirando por la ventana como el viejo de la esquina chismoteaba y la pastelera gruñía.

 

CMB

Frente al mar

Frente al mar se contempla

la línea que dibujan  las olas,

la bruma que disipan los miedos,

la humedad que esclarecen  las dudas

 

Cruzar la línea

acabar colgado

cazar las miradas al vuelo,

navegar a lugares desconocidos

 

La victoria lejos de mí

el estrecho entre los dos

una obsesión que no se va a rendir.

 

Un corazón de fuego,

un cuerpo gélido,

los dos en uno,

algo que se acabará por destruir.

 

Quería que nos quedáramos a oscuras

y yo apagué las estrellas una a una.

 

Empecé a dibujar la música en su cuerpo,

para acabar recitando mímica en sus oídos.

 

Dos figuras perdidas en una nube

buscando atracar en sensatez pasmada.

Dos mortales jugando,

jugando a ser infinitos.

 

El cabello se desvanece entre la arena

junto a castillos que contemplan la huida.

Me excita el presente,

pero siempre desde el ayer.

 

CMB

 

Blanca templanza

La morriña se dispersa por el mundo,
se transforma en tí.
Los sueños se convierten en agua,
agua dulce perdida en el mar.

Cazar con lobos parece menos cobarde
bailar contigo es más confortable.

¿Quién podrá olvidarse de tí quién alguna vez os contempló de cerca?

Blanca templanza
elevas con tus energías las tinieblas.
Blanca templanza.

Libre alegoría en manifiesto carmesí.
Flor en braille
gran potosí

Donde acaban las palabras
donde empiezan las sonrisas
el viento se hace fuerte
el corazón late deprisa.

Blanca templanza
blanca templanza.

 

CMB