El muro

En el alto muro que muestra enero en su atardecer

acaricié una flor que nacía entre sus piedras de carmín,

bajé un escalón a descubrir su piel,

y encontré un sabor difícil de escribir.

Por el borde del terraplén jugando a no caer,

avisté un corazón que intentaba escapar.

Entre las nubes salía un sol que le intentaba parar los pies.

No regresó jamás.

No pensó en volver.

 

CMB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *