La hojarasca, Gabriel García Márquez

El Premio Nobel de Literatura en 1982  Gabriel García Márquez, o Gabo como le llamaban muchos, nos presenta su primera novela en la que descubrimos por primera vez a Macondo, esa ciudad mágica que posteriormente fue escena de la gran novela ‘Cien años de soledad’.

Gabo publicó esta novela en 1955 mientras ejercía de periodista para el diario El Espectador en el que publicó cuentos desde 1947 hasta 1952. Le costó encontrar editores para poder publicarla, tal es que así que la terminó en 1951 y hasta 4 años después no vio la luz. En palabras del propio Gabo indica que es su mejor novela, ya que es sincera y espontánea.

El relato se desarrolla en una ciudad en la que hubo un cambio muy drástico desde la inclusión de las empresas bananeras en Colombia, como se va mostrando a lo largo de los capítulos. Las  tradiciones se van perdiendo mientras que la explotación y la rutina van en aumento. La historia es contada desde tres perspectivas, tres personajes distintos en la que cada uno va a tener su rol.

El argumento empieza con la muerte del médico de Macondo, que según parece se trata de un suicidio. El doctor había dejado de ejercer hacía un tiempo y se había alejado de la vida pública. Por esto y por haberse negado a tratar a algunos vecinos cuando éste estaba retirado es odiado por todos los habitantes del pueblo. Pero una vez muerto, el coronel de Macondo cree en su obligación de dar sepultura al médico retirado, acción en la que se va a llevar la mala fama entre sus vecinos. Por ello el coronel decide llevar con él, como apoyo, a su hija Isabel y a su nieto de 11 años. El coronel hace que sus empleados preparen al muerto y su entierro mientras va contando sus triquiñuelas con el doctor.

Su nieto empieza a contar su experiencia de ver a un muerto por primera vez en su vida, siendo éste una de las perspectivas más inquietantes y más resaltadas. Entre las perspectivas de la hija, el nieto y el propio coronel se van desarrollando las escenas entremezclando los flashback de las historias del médico cuando estaba vivo y sus rencillas con Meme que estuvo viviendo un tiempo con el doctor y que luego desapareció. En uno de los flashback se cuenta cómo inició el médico su etapa en Macondo apareciendo con una carta de recomendación del coronel Aureliano Buendía para ejercer en el pueblo, es así como por primera vez aparece el destacado personaje que ha dado vida en tantas novelas de Gabriel García Márquez.

En esta historia ocurren unos espacios atemporales en los que no sucede nada, pero sucede todo. Para muchos es un ejemplo de un realismo mágico jugando con el tiempo y usando muchas perspectivas en la historia. Para mí es una obra clave para ver el desarrollo de este gran escritor que nos dio el siglo XX, como se van formando las escenas desde varias versiones. El final del libro es un tanto inconcluso ya que no resuelve nada de los misterios y queda la historia muy en el aire.

CMB

Puedes encontrar este libro en la Casa del Libro:

La hojarasca, Gabriel García Márquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *