Casi ocurre

Casi llegué a tocar la luna pero me di cuenta de las vueltas que da
Casi llegué a acariciar esos labios pero me di cuenta de que hablaban a otros labios
Casi llegué a ver en esos ojos el azul en el que nadar
Casi llegué a encontrar en ti a la persona que me acompañara en mis locuras

Menos mal que el tiempo pasa
Menos mal que el reloj no para

Casi llegué a ver en ti a quien arropar entre mis brazos en las frías noches
Casi llegué a ver en tu cuerpo las curvas que deseaba recorrer
Casi llegué a soñar como jugábamos a quitarnos hasta el último broche
Casi llegué a ver en tu sonrisa la que evitara mis tormentosos días

Casi llego a cambiar mis esperanzas por satisfacciones
Casi muerdo la manzana

Pero es que, en verdad, casi ocurre

Hoy ya no recuerdo ni quién eres,
Ni por qué te fuiste,
Ni por qué estabas siempre presente.

Hoy ya no recuerdo tu nombre,
Ni tu sombra,
Ni donde vivías.

Ahora será pasado mientras espero el momento.
Ayer era presente para reaccionar a tiempo.
Hoy es el lugar para que sea el comienzo.

Pero es que al final, la manzana se mordió.

CMB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *