Ahora…

Hoy es la primera vez que no pienso en ti.
Quizás sea la resaca de ayer
todos esos recuerdos que me emborrachan
todas esas fotos que me ahogan.

Al final ocurre lo inevitable
la conversación definitiva
la que evita acercar el sueño esta noche

Ahora…
Tu viva imagen me resulta una metáfora

Ahora…
Los fines de semana no son iguales sin tu presencia

Ahora…
Tu sombra se transforma en mis noches

Soy yo, ¿somos nosotros?
No, soy solo yo.

Necesito alejarme,
alejarme para seguir viviendo
alejarme para seguir siendo yo

Esta duda no atraca en ningún puerto
todos lo sabemos.

No puedo querer lo que quiero
ni la forma en la que lo quiero.
No puedo querer lo que quiero
ni en el sentido en el que lo quiero.

Ahora…
Todo se agota

Ahora…
Todo se esfuma

Ahora…
Tu estela se hace agua
tu ausencia es infinita
tus besos son un retrato fugaz

A la hora en el que…
El tren zarpe,
el barco vuele
o el avión salga de la estación
a esa misma hora
estaré esperando tu regreso
sentado en el banco de enfrente
con un libro de poemas,
con tu libro de poemas.

Esperaré
cansado,
arrogante,
frenético.

Esperaré
ansioso,
emocionado,
aturdido.

Estaré ahí,
esperando
a que tus cuerdas vocales junten los fonemas
que consigan construir esas dos palabras
para que tu boca expulse:
Vente conmigo.

 

CMB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *