Defensora de ideales,
escondidos,
directos,
o irónicos.
Partícipe en la historia.
Campo de batalla.
Ministerio del cuerpo,
libertad innata, transparencia del alma.
Constructora de historias,
compañía nocturna, amante del alba.
 
En tu nombre hablamos,
cantamos,
reímos y lloramos.
Alabamos el amor,
la soledad,
la tristeza,
la ocasión.
 
Amiga de amigas,
enemiga entre enemigas.
Alimento de las letras, aire de mis pulmones.
Arte mayor, pionera de la música.
 
Tú, que nos muestras mundos diferentes.
Ficciones reales, mentiras beatas.
 
Siempre estás,
siempre en mis necesidades,
en mis derrotas,
victorias,
súplicas y desgracias
 
Siempre en mi bolsillo,
en mi memoria,
manos,
ojos y oídos,
 
Tú, que no hace falta que llames a la puerta,
te puedes mudar a mi corazón.
 
Tú, que con tu simple presencia
transformas conversaciones interminables.
 
Tú, que tus salvajes versos
afloran en cada rincón.
 
Tú, que eres mi lugar favorito de la  biblioteca
haces de cada palabra una verdad palpable.
 
Tú.
 
Que mientras existas, existirán nuestros sueños.
 

CMB

Sensatez

Que hoy entierre esta ruina,

que mañana el sol no salga,

que la luna nunca más se ponga

… aunque siempre brille la misma luz.

 

Que hoy la sinergia ya no sume,

que mañana el tinte no valga,

que la tierra nunca más se rompa

… aunque siempre brille la misma luz.

 

Que hoy la inteligencia no tenga bandera,

que mañana el soldado diga basta,

que el astronauta toque tierra

…aunque siempre brille la misma luz.

 

Que hoy no acaba aquí,

que mañana va llegando,

que el tren se va marchando

…aunque jamás vuelva a brillar la misma luz.

 

CMB

La viajera

Avanzando cabizbajo
con la frente en alto
y los ojos abiertos
escuché un latir en la despensa de tu corazón.
Eran horas de salir,
minutos de devenir,
segundos de desaliento.
Hallamos ocasión de vernos, y oscurecer en el jardín.
Hoy el lado de la cama aparece intacto, quizás sea por ti.

Amanecimos en una playa de cemento,
sin embargo,
la candela despierta la fiesta de la bahía.
Y el día, como otro cualquiera,
acaba siendo una rutina exprimida.
Quisiste aclarar si mi cariño sería tu cura,
O acabaría siendo tu locura.

Llueve en Madrid y las calles se vuelven de un solo color.
Se enciende el cielo y los pájaros empiezan a huir.
Los cafés escriben las tardes,
y los gintonic empalman con el alba.

Sol, Logroño, Valencia, Sevilla

Eres la que arrastra la claridad en estas mañanas fundidas,
¿Quién ilumina al sol para que éste muestre su lado más brillante?

Lavapiés, Málaga, León, Oviedo

Cada despedida se ralentiza un poco más mi pulso,
menos mal que en los reencuentros lo ajustas a su debido tempo

Malasaña, Barcelona, Santiago , Bilbao

¿Acaricias mi espalda?
Pero desde una distancia suficiente para afrontarlo.

Chueca, Zaragoza, Toledo, Santander

Despídete con un adiós, o un hasta luego,
es tarde para contarlo.

La latina, Salamanca, Granada, Pamplona

Vuelve a jugar a cerrar los ojos,
a este lugar se viene para no volver

Goya, Cáceres, Murcia, A Coruña

No había otra manera de ocultar la reacción temperamental de una mala decisión.
No había lugar en esta ciudad donde guardar las mínimas conquistas que se le hacía a la vida.
No había memoria alguna de lo que en otro momento pudo ser.

Cuánto tiempo tiene que pasar antes de reconocer que me equivoqué al recorrer el mundo,
cuando mi mundo estaba en tus ojos

CMB

La caída

Aguanta la bola,
No olvides papel,
Que si el cielo te toca,
Vas a enloquecer.

Recuerda la nota,
Ponte mochila,
Lleva firmeza,
Abre el paracaídas.

El suelo está cerca.
Se hace sentir,
Cierra los ojos,
Toca volver a subir.

 

CMB

Casi ocurre

Casi llegué a tocar la luna pero me di cuenta de las vueltas que da
Casi llegué a acariciar esos labios pero me di cuenta de que hablaban a otros labios
Casi llegué a ver en esos ojos el azul en el que nadar
Casi llegué a encontrar en ti a la persona que me acompañara en mis locuras

Menos mal que el tiempo pasa
Menos mal que el reloj no para

Casi llegué a ver en ti a quien arropar entre mis brazos en las frías noches
Casi llegué a ver en tu cuerpo las curvas que deseaba recorrer
Casi llegué a soñar como jugábamos a quitarnos hasta el último broche
Casi llegué a ver en tu sonrisa la que evitara mis tormentosos días

Casi llego a cambiar mis esperanzas por satisfacciones
Casi muerdo la manzana

Pero es que, en verdad, casi ocurre

Hoy ya no recuerdo ni quién eres,
Ni por qué te fuiste,
Ni por qué estabas siempre presente.

Hoy ya no recuerdo tu nombre,
Ni tu sombra,
Ni donde vivías.

Ahora será pasado mientras espero el momento.
Ayer era presente para reaccionar a tiempo.
Hoy es el lugar para que sea el comienzo.

Pero es que al final, la manzana se mordió.

CMB

Musa

Veo en su parpadeo simpleza,
en sus abrazos soledad,
en su mirada caridad,
nada hay como latir inteligencia.

Musa de la situación,

musa del ser,

musa del vacilante cimiento.

Musa de la ocasión,

musa de él,

musa del discreto pensamiento.

Veo en su caminar actitud,
En sus manos finalidad,
En su corazón fidelidad,
nada hay como latir inteligencia.

Musa de la solución,

musa del ser,

musa del continuo juramento.

Musa de la inflexión,

musa de él,

musa de este lamento.

 

CMB

Qué fácil…

Qué fácil era dejarse llevar.
Tan cerca y a la vez tan lejos.
Escribiendo versos para estar a tu lado.

En una senda de locuras calmaba leones para no ser un salvaje más,
escuchaba música para calmar a la manada.
Sentarse en la orilla del precipicio que da a tu espalda.

En jardines de rosas crujían los huesos.
Ninguna espina puede clavarse en este corazón helado.
Pasear entre tejados con cigüeñas de la mano.

En lugares inhóspitos cruzaban las cebras,
sin semáforos que respeten señales.
Trazar verticales en lagunas fluviales.

En montañas subterráneas caminaban los cuerpos
subrayando el suelo pisado.
Desprender del papel todo lo ataviado.

Qué fácil es olvidarse del presente.
Tan lejos y a la vez aquí.
Escribiendo versos para estar a tu lado.

 

CMB

Sustracción

Fue entrar en el bar y vi que se dirigía hacia mí.
Estaba todo oscuro.
No pude contener la respiración,
el susto me lo llevé.
Se acercó demasiado,
tanto que notaba su cálida piel.
Su penetrante voz me susurraba una amenaza.
Supe que podía ser el fin si me negaba.
-¿Mi último aliento?
-¿Mis últimas palabras?
Me mostró sus armas más secretas.
Sacó una llave y la introdujo en mi pecho.
Arrancó de cuajo mi corazón.
No volvió a latir.
La sangre sigue divagando en el purgatorio.
-Cuídalo bien- le dije sin mostrar impedimento.

 

CMB

Confesión

Sé que hay cosas que no debería de haber hecho.
Sé que hay cosas que no tendría que haber dicho.
Sé que hay cosas que no debería haber escuchado,
ni visto.
También sé que tengo que cambiar en ciertas actitudes.
También sé que tengo que fortalecer otras tantas.
Pero, ¿sabes qué?
No me arrepiento de nada,
salvo si esta noche no sueño contigo.

CMB

El muro

En el alto muro que muestra enero en su atardecer

acaricié una flor que nacía entre sus piedras de carmín,

bajé un escalón a descubrir su piel,

y encontré un sabor difícil de escribir.

Por el borde del terraplén jugando a no caer,

avisté un corazón que intentaba escapar.

Entre las nubes salía un sol que le intentaba parar los pies.

No regresó jamás.

No pensó en volver.

 

CMB